lunes, 23 de junio de 2014

Volver a empezar

Hola a todos/as.
Al igual que en la entrada anterior os presento la evolución de un ullastre en el cual también se optó por cortar por lo sano e intentar mejorar una formación con bastantes defectos y realzar o expresar mejor el potencial del árbol.
Esta es la foto del "antes", hace aproximadamente dos años, aunque falte pinzar y perfilar ramas se observan detalles defectuosos en la formación como ramas creciendo casi verticales y copa poco estratificada; puede que la silueta con algo de retoque y dejando crecer algunas ramas hubiera quedado aceptable, pero lo mejor es empezar de nuevo.

 
 El error mío fue el intentar dejar lo que más o menos se podía aprovechar y así ganar algo de tiempo, y la copa quedó así, tan sólo faltaba definir el ápice.


Pero al poco tiempo decidí que no era suficiente y había que cortar más ya que la copa se alejaba mucho del tronco. Y hace aproximadamente una año y algo quedó así. Bueno debéis imaginarlo sin la nueva brotación superior, quedó pelado.


Y ahora con una nueva brotación se realizó un nuevo "primer" modelado. Aún falta el ápice.


Otras vistas.
 

 





 
El árbol mide 67 cm. sin maceta, falta esperar a que crezcan los brotes que definirán el ápice y densificar ramas, espero hacerlo todo con un orden y no cometer más errores; afortunadamente en esta afición a veces se puede empezar de nuevo...sólo es cuestión de tiempo.
Puede quedar un bunjin muy elegante.
Gracias por leerme.

1 comentario:

Manuel Porras Sanchez dijo...

Me gusta el cambio.

Cada vez estoy más convencido lo que he oído tantas veces en este mundo. Menos es más. Y creo que tú trabajo es otro ejemplo de esto.

Enhorabuena